• 16 SEP 15
    • 0
    Consejos para mantener unos dientes blancos

    Consejos para mantener unos dientes blancos

    Mantener unos dientes blancos es posible con una serie de consejos. Los tratamientos profesionales de blanqueamiento dental están especialmente indicados para acabar con las secuelas que deja el paso del tiempo en nuestra boca, ya que se van oscureciendo poco a poco, de forma sutil, y es una forma de volver a lucir una sonrisa sana, resplandeciente y libre de manchas.

     

    Ponerse en manos de nuestro médico dentista garantiza la mejor forma de recuperar la dentadura brillante y esa sonrisa blanca que tanto deseamos. No sólo por el efecto visual, sino porque indica que nos cuidamos y que, nuestros dientes tienen un lugar prioritario en nuestra salud.

    Una vez que realicemos un tratamiento de blanqueamiento dental, con métodos eficaces y novedosos como la tecnología LED, hay una serie de recomendaciones que, tal como nos indicará nuestro médico dentista de referencia, pueden ayudar a mantener su duración, ralentizar que nuestros dientes naturales oscurezcan. Entre estos consejos, se recuerda especialmente seguir las siguientes pautas:

     

    No abusar del consumo de ciertas bebidas:

    Entre ellas, el café, vino tinto o el té, ya que tienen un alto contenido de colorante.

    Evitar el tabaco:

    Tanto el que se vende en cajetillas como el de liar o el que se fuma en pipa. Todos ellos, cualquier modalidad, no son solo perjudiciales para nuestro organismo, sino que tienen un efecto muy negativo en nuestros dientes.

    Limpieza dental periódica:

    Acudir a nuestra clínica médico dental, al menos una vez al año, para una limpieza dental profunda es esencial para cuidar nuestra boca. Además, no sólo son fundamentales para mantener la salud dental y de las encías, sino que repercutirán en una mejor higiene.

    Cambiar de cepillo de dientes cada tres meses:

    Se recomienda renovar el cepillo de dientes o cambia la cabeza del cepillo eléctrico, al menos cada dos o tres meses. El objetivo, evitar transferir bacteria a la boca, que también repercuten directamente en su salud y en la tonalidad de nuestras piezas dentales.

    Emplear enjuague bucal libre de alcohol:

    Algunos enjuagues bucales que se pueden adquirir sin receta contienen alcohol. Este hecho puede secar los tejidos, con el peligro de que sean más susceptibles a las bacterias. Para ello, a la hora de elegir un enjuague bucal, opta siempre por uno libre de alcohol.

    Optar por alimentos que ayudan a limpiar los dientes:

    Aquellos alimentos de consistencia firme o crujiente contribuyen a la limpieza de nuestra dentadura mientras se mastican. Una opción muy indicada para las ocasiones en las que no tenemos el cepillo a mano porque estamos fuera de casa. Junto a la manzana, que se denomina el cepillo de dientes de la naturaleza, existen otras buenas opciones como son las zanahorias crudas y el apio. Lo más indicado es ingerir estos alimentos ya al final de la comida, si no tenemos posibilidad de cepillarnos los dientes después por alguna circunstancia excepcional. Recuerda que la higiene dental diaria no debe ser sustituida nunca como norma general.

     

    Llevar una dieta sana y equilibrada:

    Cuidar nuestra alimentación, con una dieta saludable y equilibrada, también influye en el estado de la dentadura.

    Leave a reply →

Leave a reply

Cancel reply